Categorías:

  • Comer fuera
  • Estas cosas sólo pasan en Londres
  • Expresiones
  • Londres por 0 libras
  • Mercados
  • Miscelánea
  • Museos
  • Oxfam
  • Parques
  • Southbank
  • Té a las 5
  • Time in
  • Time off
  • Time online
  • Time out
  • Archivos:

    <Septiembre 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    www.flickr.com
    areta's photos More of areta's photos

    Blogalia

    El dilema de la cesión del asiento

    Una de las primeras normas de educación que se nos enseña cuando somos pequeños es que siempre debemos ceder el asiento a las personas mayores en el transporte público. Tiene sentido el que se aprenda tan pronto; es internacional, te durará toda la vida (o al menos hasta que empiecen a cederte el asiento a ti) y es muy sencillo de comprender para un niño de cinco años: yo sentado, persona mayor de pie, yo me levanto, y ella se sienta. No hay dudas ni excepciones a la regla. Hasta ahora.

    Llevo aplicando esa norma desde que era enana y nunca había tenido tan mal resultado como aquí en Londres. Al principio de llegar aquí cuando cedía mi asiento en el metro y me lo rechazaban no me molestaba, pero ahora empiezo a sentirme incómoda ya que no sólo te lo rechazan, si no que a muchas personas les sienta fatal que se lo ofrezcas. La regla ya no es tan sencilla. Nadie me ha aceptado el asiento desde que vivo aquí y no he visto a nadie aceptar el asiento de cualquier otra persona que se lo ofreciera. Ahora ya no ofrezco mi preciado asiento tan ricamente; primero estudio la situación. Una de las dificultades es acertar con la edad del individuo: ¿es realmente mayor? ¿o es un joven de 50 años que ha trabajado demasiado desde demasiado pronto?

    Cuando no hay dudas de que la persona es mayor, y aún así te rechazan el asiento, no puedo evitar pensar que eso en mi pueblo jamás hubiera pasado. Ninguna persona mayor en un pueblo te rechaza el asiento del autobús. La pregunta que queda es: ¿la ciudad curte a las personas o simplemente las hace más defensivas? ¿rechazan el asiento porque realmente no lo necesitan o por no mostrar signos de debilidad?

    2006-02-25 15:32 | Categoría: | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://areta.blogalia.com//trackbacks/37760

    Comentarios

    1
    De: Anónimo Fecha: 2006-02-28 01:20

    Muchas veces a la gente no le gusta sentarse. en cualquier caso si un viejecillo se pega el tute de darse una supervuelta en metro, supongo que podrá aguantar un rato más de pie.



    2
    De: mum Fecha: 2006-02-28 16:01

    Supongo que aunque te lo rechacen, siempre serás tú por ofrecérselo a esa persona mayor. Y ellos se lo pierden, que a tí también te gusta ir sentada.



    3
    De: malglam Fecha: 2006-03-01 00:28

    Cuando yo estaba embarazada tuve que coger el autobús unos cuantos días. Nadie, excepto una mujer, me cedió el asiento. Cuando ya estás en los últimos meses, los traqueteos del transporte te sientan como un tiro, así que se agradace tremendamente un asiento.
    Si la gente no quiere sentarse, peor para ellos y mejor para tí.



    4
    De: Anónimo Fecha: 2006-03-05 03:06

    Hola Ara, quisiera responderte el mensaje pero no tengo tu correo. ¿Me puedes escribir a j.a.valenzuela -ARROBA- gmail.com ?

    :)

    Sísifo



    5
    De: acula Fecha: 2006-03-08 15:59

    Echo de menos algun post con novedades. Estoy segura de que no te faltan ideas, solo puede que te falte tiempo. xxx



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.161.91.76 (6e2d5e1d62)
    Comentario



    Licencia de Creative Commons
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
    El trabajo sucio cedido a Blogalia