Categorías:

  • Comer fuera
  • Estas cosas sólo pasan en Londres
  • Expresiones
  • Londres por 0 libras
  • Mercados
  • Miscelánea
  • Museos
  • Oxfam
  • Parques
  • Southbank
  • Té a las 5
  • Time in
  • Time off
  • Time online
  • Time out
  • Archivos:

    <Septiembre 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    www.flickr.com
    areta's photos More of areta's photos

    Blogalia

    Soy londinense, ya es oficial

    Y no porque yo tuviera mucho más interés, pero la necesidad obligaba. Ya estoy inscrita en el censo de españoles residentes en el extranjero (CERA). Y la razón no es otra que la renovación del pasaporte. En realidad mi pasaporte estaba en regla, pero dentro de un mes y pico viajaré al país de las barras, las estrellas y las cárceles políticas violadoras de derechos humanos y me cuentan que mi pasaporte no les mola, que quieren uno con foto digital y lectura mecánica para que sepan seguro seguro que no soy ninguna terrorista con ganas de atentar en la tierra de la libertad. O eso, o el visado. Prefiero renovar el pasaporte.

    Y como no voy a volver a España hasta entonces, pues tenía que renovármelo aquí en Londres. Y para eso te tienes que hacer residente. Y perder la residencia española, claro. Así que vuelvo a estar la última de la lista en las posibles VPO para jóvenes de mi pueblo.

    Fui con todo el papeleo al consulado, donde el desorden roza el caos más absoluto. Al parecer si vienes a darte de alta o de baja, pero no vas a renovarte el pasaporte (afortunadamente ese no era mi caso) te dan un número amarillo (para mí que era naranja, pero ellos lo llamaban los números amarillos), que tiene un contador electrónico clásico tipo carnicería, que siempre está en el 93, lo cual mosquea mucho a la gente del número amarillo 94,95 o 96. Los que venimos a renovar el pasaporte, incluso aunque tengamos que darnos de alta al mismo tiempo tenemos la suerte de contar con números azules (estos sí que son azules), que sí que tienen algo de movimiento, pero no tienen contador electrónico (un contador por consulado ya cubría el presupuesto), por lo que el número lo va gritando el funcionario de turno. Pero claro, ellos no pueden llevar mínimamente la cuenta, así que lo único que dicen de vez en cuando es: ¡el próximo azul!, y ya surgen las dudas: ¿tú cuál tienes? ¿el 27? ah, pues yo tengo el 28, voy detrás tuya; ¿alguien tiene uno menor que 27? Un caos, vamos. Pero si consigues que te tomen los datos, luego todo va bastante rápido. Estuve allí hace diez días y hoy ya he recogido mi pasaporte nuevo. Con foto digital y todo.

    2006-02-17 01:06 | Categoría: | 5 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://areta.blogalia.com//trackbacks/37528

    Comentarios

    1
    De: acula Fecha: 2006-02-17 20:59

    ¿Habias olvidado que el Consulado es territorio español? Es para que os sintaís como en casa.
    Make yourself at home, que dicen por ahi.



    2
    De: arita Fecha: 2006-02-19 15:56

    yo tengo un amigo q se va con una beca de investigación a EEUU y también se tiene q hacer el pasaporte digital, no le han dado motivo, pero le han dicho q el pasaporte normal de toda la vida no le sirve...cosas de yankilandia.
    buen viaje y cuentanos en tu blog q tal por allí.saludos!!!



    3
    De: antonioz Fecha: 2006-02-20 12:31

    Creo que esto es una manera un tanto indirecta de decir que en realidad lo mismo te quedas un poco más de lo previsto por Londres, ¿no?



    4
    De: Ara Fecha: 2006-02-21 08:30

    La única razón es el pasaporte, de verdad :-)



    5
    De: cheli Fecha: 2006-02-21 18:18

    Me parto de la risa. Esto lo tienen que leer Los Morancos y hacer una parodia. El guion ya lo tienen.bsos.



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.161.91.76 (6e2d5e1d62)
    Comentario



    Licencia de Creative Commons
    Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
    El trabajo sucio cedido a Blogalia